En Memoria de nuestro amigo y gran ser humano

Es difícil ver partir a un amigo y una persona que dedicó su vida a la sanidad de los demás. Mientras reflexionamos y celebramos tu vida, Dr. Pedro Cuevas. No decimos adiós.

“No te pares en mi tumba a llorar
No estoy ahí; No duermo.
Soy mil vientos que soplan,
Soy los destellos de diamante en la nieve,
Soy el sol en el grano maduro
Soy la suave lluvia de otoño.
Cuando te despiertas en el silencio de la mañana,
soy la prisa rápida y edificante
de pájaros tranquilos volando en círculos.
Soy las estrellas suaves que brillan en la noche.
No te pongas en mi tumba y llores,
no estoy ahí; no mori”
— Mary Elizabeth Frye